Querida compañera:

Hola,

sé que es un poco raro que te escriba a ti, ya que desde hace no sé cuántos años sé que me vas a acompañar siempre, estarás siempre a mi lado lo quiera o no. Estas últimas semanas estoy sufriendo tu presencia intensamente y me pregunto a veces ¿por qué tienes que acompañarme? En realidad me pregunto ¿Por qué tienes que acompañar siquiera a alguien? Nadie te necesita, querida stalker.

Últimamente hablo mucho de ti y trato de recordar desde cuando te conozco, hace cuántas tarde me fui a dormir contigo y hace cuantos años me despierto sobresaltada en las noches por tu presencia siempre constante, cuántas veces me obligaste a dejar de leer para mis exámenes, controles, clases o lo que fuera para lo que yo quisiera leer, cuántas veces te tuve que usar de excusa para faltar a mil y un sitios: clases, trabajo, reuniones, encuentros, amigos, fiestas; cuántas veces tuve que dejar de ver televisión, escuchar música, estar en el messenger, solo conversar o simplemente cuántas veces he querido llegar locamente a mi casa para tirarme en mi cama y tratar de olvidarte…

Con mis queridos padres (que dicho sea de paso te odian tanto como yo) recordamos un episodio de mi niñez en donde creemos que te asomabas sin que nosotros pudiéramos prevenirlo, aunque ahora que lo pienso no hubiera cambiado nada el hecho de que te detectáramos antes… sólo habríamos sabido desde antes que me acompañarías siempre y como dice mi querido doctor que tengo que aprender a vivir contigo.

Sé que tenerte a mi lado no es grave, no me va a pasar nada, no eres cosa seria, eres cosa fregada y fastidiosa pero más que idas a emergencia y días de reposo no me vas a causar y no tengo razón para ponerme trágica, no se sabe bien porque apareces y por supuesto ya todos sabemos que no se sabe como borrarte, así que como dicen todos es cuestión de acostumbrarse.

Es más quizá deba pensar que tu compañía me hace sentir una complicidad extraña con personas que me dicen que también te sufren. Unas bastante seguido como yo, otras menos y otras más que yo, cuando conozco alguien que te padece (como cuando conocí a estas mostras) es casi instantáneo ponernos a conversar sobre cómo te sobrellevamos, nos damos recetas, tips caseros o químicos etc, porque sabemos que sólo nosotras nos entendemos.

Hace como un mes que me anulaste un poco, desde la semana que me hiciste estar internada en la clínica, no he podido casi leer sin sentirme cansada, chambear con la misma intensidad, me da miedo comer cosas que te hagan volver y ya casi nunca estoy conectada a internet… cosas que por supuesto para mi pequeña mostrosidad son horribles, yo como siempre y mucho y de todo, además estaba conectada en el messenger, en el skype, en el Facebook o donde fuere todo el tiempo y claro como soy una escritora de cartas leer es algo que tengo que hacer para ganarme la vida mostra.

Sé que quizá exagero pero me das miedo, la gente cuenta historias de haberse quedado paralizada cinco meses, de haber convulsionado por tu culpa, yo sé que sólo estuve internada tres días, tres días en los cuales me inyectaron muchos analgésicos para hacer que me sueltes y tú bien sabes que no te fuiste, que los dos días anteriores yendo a la emergencia, los tres días en la clínica y casi el mes que llevo tomando pastillas todos los días no te hacen desaparecer… y debo acostumbrarme.

Debo acostumbrarme a sentirme tonta, a sentirme anulada sólo porque tengo dolores de cabeza, porque tengo una tontería llamada migraña que no se sabe ni por qué da, ni como eliminar, que nadie le da el crédito necesario, porque todos sabemos que no es grave, pero aunque quiera pensar todos los días que no eres nada el dolor que me produces no se me va, los efectos de las pastillas que tendré que tomar “para toda la vida” como dijo el doctor, me hacen sentir lenta y cansada todo el tiempo y no puedo salir al sol sin usar los lentes más oscuros que vea, no puedo quedarme horas en la computadora, y siento que todo el tiempo reprimo a la gente que quiero a no tomar vino, no comer queso, no comer pollo, chancho, colorantes, a no comer al sol, a no salir hasta tarde porque debo dormir…

Eres una pesada compañera, querida migraña, ¿no puedes quedarte tranquila sola sin fastidiar a nadie?, ¿no puedes dejarme; tomar, dormir poco, comer lo que quiera, mirar televisión, disfrutar del queso que tanto me gusta y por favor dejarme leer? Me molesta sentirme débil cuando no tengo nada, me molesta que me hagas sentir triste y sensible o malhumorada por tenerte que soportar todos los días… me molesta estar escribiendo una carta y parecer dramática cuando en realidad eres insignificante.

Me molesta pelear con mis hermanas, papás, mostro novio cuando estoy adolorida cuando en realidad lo único que quiero es pelearme contigo…

Sé que padecerte a ti no es nada grave y tampoco quiero ofender a nadie sufriendo por nimiedades que sé bien que lo son. Sólo quiero decirte querida compañera que realmente quiero que te vayas lejos y no me acompañes más, ni a mí ni a nadie.

Pequeña Mostra

Share this post:

Digg it StumbleUpon del.icio.us Google Yahoo! reddit

4 comentarios:

Anónimo

jajjaja quien es'????

Las mostras

Creo q una de las cosas que tenemos en comun las mostras es tener como amiga! o como enemiga a la migraña!!
ojala q algun dia nos deje! jiji

mostra loca

Las mostras

Es la migraña...

Pequeña Mostra

Ponino Oh

Siiii es una "compañera" que no deja vivir en paz a nadie.. pero hay optimistas como yop que han aprendido a usarla para que la engrian a una jejeje xD pero sip te deja muerta en vida!!!

 
Copyright 2010 Cartas de una mostra