Qué triste fue decirte adiós

Hola

Quiero decirte algo. Este año fui muy infantil y no supe manejar mis emociones en silencio, no supe cargar con mi corazón yo sola, no supe, como tú intentaste decirme: ORGANIZAR MI VIDA PERSONAL.

Agradezco mucho tu sinceridad y puedo decirte que ahora comprendo mejor las cosas que han sucedido. Tienes razón. No se puede tener amigos en el trabajo. Y es cierto. Tengo una amiga de la universidad que diría: "Pero claro Mostra Confundida, no se debe comer donde se caga". Y así es, por muy grosero y cochinón que suene.

Han pasado tantos días desde que conversamos y creo por fin que he comprendido qué fue lo que quisiste decirme. Cuando decías reiterativamente que tenía, que debía separar las cosas (lo laboral de lo personal), . Te referías a todo, pues siendo abogada, profesora o lo que sea, las cosas deben ser así.

Definitivamente yo no supe manejar las cosas y por más razones que encuentro al respecto, también pienso que todas terminan siendo pretextos. Es cierto que fue un año difícil, es cierto que lloré mucho, es cierto y muchas cosas pueden ser ciertas; pero eso no me daba ningún derecho a decirlo a quien creía por ahí era mi amigo.

Nunca tuve mala intención y ciertamente mi intención solo fue el ser escuchada y aliviada; pero, ciertamente, es una cojudez el ser tan inmadura, egoísta y pensar que no importa nada mientras no se tenga una mala intención. Ay, dios mío, así solo se le permite pensar a un chico de secundaria que no ha vivido tanto, que no conoce, pero no a alguien mayor. ¿Por eso hacías tantas referencias a la edad? Me trataste como una chibola y me hiciste sentir estúpida y te odié por eso pero creo después de tantos días que tienes razón.

La cagaste afirmando cosas con… pero te comprendo, fue un error. Al final pienso que fuiste un buen amigo y eres una buena persona y creo que me debió bastar con creer en eso.

Ahora me pregunto cómo podría solucionar las cosas, cómo hacer que ella ya no sepa que me enamoré de ti, porque yo se lo dije y por más de que se lo dije creyendo que era mi amiga y que lo iba a manejar como amiga, no fue así. La cagué, pues creo que de ahí parten todas las cosas. Le dije que te escribía como otra, le dije que te escribía como yo, le dije, le dije y le dije.

Queda un poco en mi tranquilidad que solo dije cosas que me concernían a mí, pues ahí sí estuve iluminada y tuve la capacidad mental de hablar solo de mí, aunque – verdaderamente – tampoco nunca se me hubiera ocurrido hablar de otros. Así que no te preocupes pues si algo supe solo de ti en algún momento eso sí nunca lo dije.

En fin, no digo esto ni para sentirme mejor ni para acercarme a ti (pues sé que es imposible y más ahora), pero sí lo digo para que lo sepas, para que sepas la verdad.

No te preocupes. No me siento mal, ni estoy deprimida, ni obsesionada, ni loca, ni nada; simplemente estoy diciendo lo que en estos días de ocio he pensado al analizarlo todo. Ya sé cómo actuar, ya sé qué se tiene que separar, ya sé a qué te referías con separar las cosas y organizar nuestras vidas personales.

Ahora solo me queda despedirme de tanta construcción mental de quinceañera que he elucubrado en estos días así que no te fastidiaré más. Es la última carta que escribo, es la última vez que hablaré de este tema y por más de que me duela tanto tener que alejarme personalmente de ti, lo haré, porque somos compañeros de trabajo y nada más. Como en alguna oportunidad lo dije: en otra vida hubiera podido ser, querido tú.

Muchas gracias por tus consejos, por tus palabras, por la oportunidad de haberte conocido.

Mostra Confundida


Share this post:

Digg it StumbleUpon del.icio.us Google Yahoo! reddit

2 comentarios:

Artemisia

se lo que se siente cagar las cosas,, yo hize lo mismo hace poco, y escribi una carta parecida a esa persona, bueno en realidad fueron dos personas, pero a mi solo me interesaba una, en fin,, felizmente despues que el leyo la carta me entendio, espero que eso pase contigo.. suerte

saludos :)

Anónimo

Muchas gracias por el consejo. Aunque prefiero dejar todo esto atrás y continuar con mi vida.

 
Copyright 2010 Cartas de una mostra