No tengo un hombre ni a Gael García


Gael,

No, no te tengo, pero me consuela saber que miles de mujeres tampoco te tienen. Sí, me gustaría meterte en mi cama, en la cual se te vería chiquititito (tú debiste de hacer de Hobbit en vez de ese sin gracia de Elijah Wood) junto a mi, Súper Mostra, y yo abrigaría tu cuerpecito y te cantaría “Quiero que me quieras”.

Pero Gael, estás tan lejos, y tan rodeado de mujeres lindísimas, que no son mostras como yo. ¡Ay, Gael! Esa Natalie, esa Dolores, esa que te habla en francés. Yo desearía que fueras, de verdad el Padre Amaro, pero que seas célibe toda tu vida, que no hables francés, ni inglés, que seas un mudo, entonces sólo yo te cuidaría y te entendería.

Todo esto comenzó, Gael, cuando vi tus dientes chuecos, peleándote por una mujer, que no era yo, por alguna de esas lindas que te rodean. Y me dije, en esa oscuridad, con un mostro sentado al lado, ese chico tiene un noséqué.

Te seguí sin compasión por mi moribundez de amor por ti. Porque yo seré Súper Mostra, pero también tengo mis debilidades. Entonces, comencé a seguirte, te vi caminando por las calles de París, por las del D.F., te vi eufórico, feliz, cruzando la frontera gringa, te hice caminar en cámara lenta, te congelé, te vi bailando “Si no te hubieras ido” y yo, quería ser Maribel y estar entre Diego y tú, bueno, sin Diego sería mejor, te vi vestido de mujer y no me importó Gael, sabía que detrás del maquillaje, los tacones y el vestido apretado, estabas tú, porque para eso eres actor, ¿no, Gael?, mi Gael, Ga-el; Gaelito, Gaelcito, Galito, Mi Gael. Polvos Azules fue el cómplice de esta locura.

Ese noséqué se convirtió en certeza cuando te vi calato, díos mío, madre santísima, gracias Pedro por crear esta escena para ver a Gael calatito. Nadabas y pude ver todo tu cuerpo, todititito. Gael, yo me hubiera lanzado a la piscina, mira que no sé nadar, tú me habrías rescatado y luego me darías clases de natación, yo sería una alumna puntual y lenta para aprender.

Me fui a la cama soñando contigo Gael, no sé qué soñé, pero fue algo bueno. Soñar contigo siempre es bueno, nada contigo debe ser malo, Gael, nada.

Gael, yo sé que ni siquiera puedo conversar contigo, ¡ni por el msn, Gael! (Si algún día lees esto escríbeme a cartasdeunamostra@gmail.com), pero sé que todo esto es una ilusión, no te preocupes Gael, estaré bien.

Mentí cuando dije que no tengo un hombre, ni a Gael García, ahora hay un Mostro Mono que me quiere y al que yo quiero, que me enseñará a nadar, que me canta y que me espera. Así que suspendo todos mis planes de ir al D.F.

No me esperes, por ahora, Gael, cásate no más.


Súper Mostra




Share this post:

Digg it StumbleUpon del.icio.us Google Yahoo! reddit

4 comentarios:

Anónimo

UFFFFFFF....esa escena en la piscina de Mala Educacion es memorable..ayyy.... jajaja,... pero si pues..no nos esperes Gael, cásate no más... será pa la proxima...

Bloggers YoymisYo

jajaja
mas rico gael!
Yo me inserté en la locura "Gaelistica" con la misma escena en Mala educación. y tb fui a Polvos y me compré todas las pelas.
jajaj si me caso con Gael te lo presento jajaja (ni loca)

LACHATA

Mostraflaquis

jajajaja Gael, Gael, Gael,....... (un suspiro) Gael... pues si, yo tambien te doy permiso para que te cases no mas, porq tambien tengo mi mostro que me espera siempre, que me llama siempre, y que se preocupa por mi siempre, pero tu no lo haces Gael!!! pero te perdono solo porque eres Gael, hay que agradecer a Dios de haber puesto en un cuerpo como el tuyo tanto talento y a Almodovar por mostrarlo jejej además de otras cosas, en fin... Super Mostra creo que has despertado una Gaelmanía que sin duda no hay mujer que no la tenga.

mostraquinceañera

jajaja
Tengo 15 años y mi Gaelmanía empezó cuando vi "Y Tu Mamá Tambien"
maldita maribel! ¬¬
jaja

muchos bsos mostras!
son lo máx!^^

 
Copyright 2010 Cartas de una mostra